Conceptos Básicos

¿Qué es el espolón calcáneo y cómo tratarlo?

El espolón calcáneo es una prominencia ósea que puede aparecer en la parte anterior o posterior del talón (hueso calcáneo) y que tiene forma de lanza, clínicamente conocida como osteofito. La aparición del espolón calcáneo puede responder a múltiples causas como lo son:

  • Hipercalcificación del cuerpo.
  • Excesiva tracción y sobrecarga en la fascia plantar.
  • Gestos deportivos excesivos o práctica deportiva intensa.
  • Largos periodos de pie.

Tratamiento:

El tratamiento del espolón calcáneo depende del avance y gravedad de esta patología. En los casos más severos, se hace necesario el tratamiento quirúrgico, en casos leves el tratamiento contiene varias fases, de acuerdo a la evolución:

Fase 1: Dolor Agudo

El tratamiento habitual en esta fase suele combinar medicación antinflamatoria con diferentes tratamientos de fisioterapia encaminados a disminuir la inflamación en la fase aguda, dentro de los tratamientos fisioterapéuticos está la aplicación de calor, la electroterapia o el uso de taloneras de silicona que ayuden a amortiguar la marcha y disminuir la presión, entre otros.

Fase 2: Valoración y Tratamiento

En esta segunda fase, la cual conviene iniciar lo antes posible, se realiza un estudio biomecánico de la marcha o la pisada, con le objetivo de valorar si en ese caso el espolón calcáneo está relacionado con la forma de pisar del paciente; de ser así, se deben diseñar y fabricar plantillas personalizadas que evitarán agravar enfermedades existentes.

En casos en los que el dolor sea muy agudo, se acompaña el uso de plantillas personalizadas con un tratamiento médico y de rehabilitación.

Fase 3: Nuevos Hábitos

Una vez pasada la fase aguda, es muy importante que el paciente adopte hábitos adecuados como:

  • Realizar ejercicio con el debido calentamiento y estiramiento.
  • Usar calzado adecuado tanto para las actividades cotidianas como para la actividad deportiva.
  • En el trabajo alternar la postura, intercalando entre estar de pie y estar sentados.
  • En algunos casos, no está de más incluir en la dieta magnesio, silicio y zinc, para mantener sanos los músculos y los tendones.

Participe y comente este publicación